Las brujitas de Xoxo y los nahuales

0
113

LA NIMA VIVA ES CARNE Y ES VIDA;

LA STIPA ENCIENDE FUEGO CON LA PAZ DEL SILENCIO;

HERENCIA DE LOS DIOSES VIVE EN TODO LO QUE ES .

LA CRUZA CAMINO Y DEFENZA, CUANDO EL NAHUAL FUEGO ES

BLILLA EN LA NOCHE Y VUELA COMO PLUMAJE,

 DE ROJA SANGRE SI NEGRO ES SU INTERIOR

 DE COLOR DE ENRREDADERA DE LIRIO SI EL EQUILIBRIO VIVE EN EL.

EL FUEGO DE NAHUAL LO APAGA EL AGUA;

DE FRENTE LA MUERTE BRILLA,

 DE ESPALDAS SOLO LAS MUJERES SE ESCONDEN DE SUS OJOS.

LA OBSIDIANA CORTA SU SANGRE,

LENTO COMO EL CORRER DE LA STIPA EN LA SANGRE.

Y sucedió que hoy es martes, martes de brujas y sucedió que como todos los martes de brujas en Xoxo el sonido del caracol divide la tarde, abre las puertas y hospitalidad de este viejo-nuevo pueblo, a todo aquel que quiera participar en la vendimia de tamales y de la algarabía de estos xoxeños.

Uno a uno van llegando los familiares, conocidos, “fueranos” y hasta esos que llegaron y se quedaron; esos xoxeños nuevos.

Caminando de la mano de mis princesas; contando historias gastadas por tanto repetir llega una pregunta que ataca mi memoria ya polvorosa y provoca a este viejo cuenta cuentos:

  • Abuelo por que le llaman brujitas a las brujitas?
  • Si “ito” porque esas lámparas se llaman “brujitas” no tienen forma… o si?

Eso se debe a la bolas de fuego que se veían en las noches sin luna en la montaña sagrada, La gente decía “mira las brujas, mira como bailan” .

  • Huy que mello abuelo.
  • Pues veras que a la gente de aquí estaba tan acostumbradas a ver esas “bolas de lumbre” que no les asustaba.
  • Cuando la noche llegaba en las tiendas y puestos de cena se ponían las señoras con un ocote o llenaban una lata de petróleo y con una mecha hacían estas lamparitas que en la lejanía se veían como aquellas brujas danzarinas y la utilizaban de referencia.

Vamos donde “la brujita de doña Lencha” por unos tamales, decían. Y fue así como aquellas lamparitas eran llamadas “brujitas”.

 

  • Pero abuelo que son esas bolas de lumbre, yo las he visto en el cerro de san Antonio de la cal, en el cerro de Arrazola y en la montaña sagrada.
  • SÍ mi niña las brujas aun bailan en algunas noches sin luna.
  • A que no te sabes un cuento de las brujas danzarinas  “ito”

Aquella sonrisa petulante que suele salir de vez en cuando, asomo su rostro y una vez más mi voz fue la de los que nunca se fueron:

  • Antes de que el tiempo fuera tiempo los “Gentiles” gigantes que caminaron por la ciudad sagrada; los padres de los antiguos volaban por encima de la tierra, envueltos en lumbre que no quema.

Los gentiles sabían que somos agua, que somos aire, tierra y que somos también lumbre.

Hace mucho tiempo, cuando el tiempo de los antiguos comenzaba los gentiles crearon con su sangre a los primeros nahuales, les dieron esencia de animales y les enseñaron sus secretos.

Juntos pelearon en una guerra de gigantes.

Les enseñaron a convertirse en animales, les enseñaron a curar la carne a través de lo que vive dentro de cada uno, les enseñaron a pelear y a que la tierra diera vida y alimento.

-Híjole abuelo debió haber sido muy bonito.

-Si mi niña, después de la guerra los gentiles y los hombres convivían como padres e hijos; una era de paz y abundancia vivió en esta tierra.

Pero el corazón del hombre es incompleto y voluble mis niñas, y los antiguos quisieron ser más que los gentiles.

Y los gentiles decidieron abandonar a los antiguos…

-Chispas “ito” que mal “pex”

-Si mis niñas así paso, los antiguos vivieron de la guerra y de los secretos de los gentiles.

Ahora el tiempo ha hecho que olvidemos lo que fuimos, nos ha dividido, y hasta se nos olvidó como ser como nos enseñaron los gentiles.

La montaña sagrada fue abandonada y a su resguardo los últimos nahuales quedaron.

-Entonces aquellas luces, esas bolas de lumbre que se ven son esos nahuales abuelo?

-Los nahuales aún siguen cuidando lo que dejaron los gentiles mis niñas, esperando el regreso de los que se fueron.

La algarabía de esa noche, el tumulto de gente, los sabores embriagantes de los tamales xoxeños ahogó  aquellas lucecitas de aquellas “brujitas”; pero aquellos que conocen esta historia verán aquella lumbre salir de esas lamparitas aun apagadas y siempre que miren a la montaña sagrada, esperarán ver aquellas bolas de lumbre en la lejanía.

En las noches sin luna, cuando el silencio envuelve a la noche, si pones atención y eres paciente, podrías ver aquellas “brujitas” que danzan congelando el tiempo de nuestros antepasados.

Y recordándonos que este viejo-nuevo Xoxocotlán tiene un legado que grita no solo una grandeza en su pasado, si no que nos recuerda que aquel Xoxocotlán sagrado, grande y poderoso no está perdido, solo olvidado.

J.S.Pascual (Azeem)

J.S.Pascual (Azeem)

Yo siempre pensé que la historia tenía varias versiones; si piensas al igual que yo que hay más de lo que parece y de lo que se dice; acompáñame y te contare un puñado de historias que me he topado en este loco mundo de la era de la información.
J.S.Pascual (Azeem)

Latest posts by J.S.Pascual (Azeem) (see all)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here