Ahora que viene eso del 5 de mayo

0
51

ahora que viene eso del 5 de mayo…

El mito de los Zacapoaxtlas en la batalla 5 de mayo.
Después del escrito del buen Porfis, y de su calaca, me preguntaron varios amigos acerca de la batalla del 5 de mayo y de cómo habían sido los chingadazos, yo solo conteste acerca de del parte militar que se dio (por parte del coronel juan N. Méndez)  para quien lo quiera checar en la web.

Pero sin duda todas las batallas de México – y de cualquier lugar- la historia oficial se haya matizado por las crónicas de los protagonistas ya que cada quien habla de la feria según le va en los caballitos. Y hasta que alguien reinvente una máquina del tiempo, entiendan como acceder al registro askasico (cultura tibetana), no sabremos de una versión imparcial y neutra de los hechos.
Esta es parte de la historia contada por los “brujos” una banda de ladrones reclutada por el mismito Don Porfis – la cual era lidereada por una señora llamada Irene- que tuvieron a bien contar una y otra vez sus historias de batalla a sus descendientes xoxeños. Y que tratare de resumir, ya que pienso capitalizarla en un relato mucho más grande.

Cuando la división Oaxaca llega a ponerse a las órdenes del buen Zaragoza, la cosa estaba bien chipocluda, pues esta división comandada por el buen Don Porfis era la mejor carta a jugar no solo para pensar en una defensa, si no para pensar en una victoria.

Pero estos planes se vieron frustrados por una fuerza organizada que trabajaba en ese momento por los conservadores Para un tal Leonardo Márquez; Estos personajes eran muy peculiares ya que esta banda de malandras estaba formada por mujeres y apoyaban a los intereses del bando conservador; se hacían llamar: “las comadres”.

Si mis niños, un grupo de mujeres, que también tienen una historia muy interesante y algún día platicaremos de eso –juro-

Este puñado de viejas sabotearon y le echaron lumbre a aquel famoso polvorín, que mermaría las fuerzas de defensa del buen Zaragoza; acabando no solo con la munición y armas, sino que mató a muchos veteranos de la afamada “división Oaxaca” .

Ante esta adversidad es donde brilla la genialidad de Don Porfirio. Pues ante la merma de sus hombres la adjuntan el llamado “VI batallón de infantería de la defensa de Puebla” comandado por el referido Juan N Mendoza apodado el “tetelo” – puesto que era de Tetela- esto es importante ya que el grueso de lugareños de esta comunidad era mayoría de esta población en total 120 enlistados y 50 no registrados (estos últimos importantes ya que estos proveyeron de 7 burros con provisiones y «artos» machetes). Había también gente de Xochiapulco y como 30 hombres de rancherías vecinas de Zacapoaxtla, pero de Zacapoaxtla oriundos y ciudadanos de allí solo 2 hermanos. Porfirio organizo a esta fuerza militar improvisada y separo en tres grupos (genialidad, pues les dio nombres coloquiales para que se identificaran y organizaran sin mucho trabajo – no tenían instrucción militar recuerdan-) Fusileros (en realidad eran gente que contaba con rifle y que sabían usarlo); los “filosos” ( los que alcanzaron machete); y los “arriesgados” (su fuerza táctica y tal vez factor decisivo en la victoria) gente que solo contaba con cuchillo – y con elementos punzo cortantes- estos últimos serian –de manera técnica- los primeros en saludar a los franchutes.
La estrategia era simple aunque brillante, pero cualquiera que sepa la historia de Don Porfis entenderá xque y de donde saco esas ideas.
La primera línea escondida entre matorrales, los “arriesgados” llevaban en su arsenal las ollas de barro de la cocina y todas las que pudieron conseguir, – si mi patidifuso lector, estamos pensando lo mismo- bombas químicas prehispánicas mixtecas; Es muy famoso aquel grito de Don Porfirio a su gente después de percatarse de su pérdida de armas y hombres: “junten a las cocineras, traigan todas las ollas de barro”.

Imagina esto: cañoneros franceses en la cumbre de una loma bombardeados por una nube de ceniza y chile molido, con hojas secas de chichicaxle (chichicaste) ;producto de un bombardeo de ollas de barro; solo imagina esos cañoneros con ardor en los ojos, ardor en el cuerpo y sudando de calentura; tenía dos efectos:

1.- no eran sustituidos por ser daños menores- aparentes- , pero soldados a menos del 10 por ciento de su capacidad no son soldados- son lastre- no se pueden concentrar en batalla, ni son confiables.
2.- sin cañones abriendo la avanzada permitirá que los “fusileros” pudieran tener cercanía al disparar, pues la mayoría no solo disparaba mal, si no que no tenían puntería; por orden de Don Porfirio debían disparar a 10 pasos cuando menos, el secreto de estos fusileros estaba en su munición. Plomo embarrado con ajo macho y ustedes dirán:

-pos, no van a matar vampiros

la cuestión es que esta mezcla al entrar en contacto con la sangre hace un compuesto similar al arsénico, lo que lleva a un efecto: “una bala una baja”, la máxima de cualquier tirador.
Y luego la fase final prender fuego para hacer humo según el viento (técnica mixteca de combate) para esconder una oleada de machetes con un filo envenenado que al igual que el plomo y la ceniza, tenían la finalidad que con una herida te retorcieras de ardor.
Y como cereza del pastel los arriesgados recuperando fusiles, botas, cuchillos de los enemigos caídos.
Así los héroes de Zacapoaxtla, libraron del flanco derecho y de los cañoneros, para que la mermada tropa de soldados y la gloriosa división Oaxaca hicieran lo suyo.
El error del mérito fue y se debió a que quien redacto el informe firmado por Juan N Mendosa, fue un oficial que lo redacto para darle participación a Zacapoaxtla, la razón, simple: Zacapoaxtla era una entidad con muchas haciendas de bandera conservadora así que pagaron unos buenos pesos por publicidad engañosa; como vieron que iban perdiendo el informe servía para definirlos pertenecientes al bando ganador.

Tiempo después Juan N Mendoza se da cuenta del error y enmienda e informa; pero la burocracia, (dicho con voz susurrante) está llena de conservadores. Y así la historia… y ustedes no están para enterarse por su servilleta y yo para andar de chismoso; pero como esto no es un secreto cada 5 de mayo hay inconformidades por esta manipulación de datos de este épico episodio, sipi!!
Y hasta aquí le dejamos porque tengo que ir a perfilarme unas tostadas de salchicha de 3×10; sea pues un brindis de agua de chilacayota (favorita de Don Porfis) por esos héroes poblanos, oaxacos; mexicanos al fin al cabo que demostraron bravura y “re arta” valentía.

 

J.S.Pascual (Azeem)

J.S.Pascual (Azeem)

Yo siempre pensé que la historia tenía varias versiones; si piensas al igual que yo que hay más de lo que parece y de lo que se dice; acompáñame y te contare un puñado de historias que me he topado en este loco mundo de la era de la información.
J.S.Pascual (Azeem)

Latest posts by J.S.Pascual (Azeem) (see all)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here